Los caminos de la energía

con No hay comentarios

La energía se puede definir como la capacidad de llevar a cabo un trabajo, desde mover un tren a enfriar alimentos en un frigorífico o sacar agua de pozos.

nube-de-palabras-kitsolar

La energía solar

Es uno de los tres grandes tipos de energía, junto a la fósil y la nuclear. Casi toda la que utilizamos proviene de tres grandes tipos: el sol, la fisión nuclear y la materia orgánica fósil. La energía procedente del sol es la solución que tiene características más claramente sostenibles, pues es inagotable y limpia.

La fuente que estamos aprovechando proviene de la radiación solar.
El flujo medio de la radiación solar sobre la superficie de la tierra tiene una potencia de 170 W/m2. En España esta cifra es mayor: la captación solar directa tiene enormes posibilidades en nuestro país. Recogemos unas 2.500 horas de sol al año como media.
Reducir el precio de las instalaciones y elevar el rendimiento de los paneles solares. Esta es una medida fundamental para garantizar su futuro. Son más sostenibles las fuentes cercanas que las lejanas, así como aquellas que causen el menor impacto sobre el medio ambiente.

La energía primaria (materia prima) que vamos a usar para ello es la energía solar fotovoltaica.
La más sofisticada pero también la más simple: producción directa de electricidad a base de luz solar, mediante la magia del efecto fotovoltaico. Así, nos estamos ahorrando el transporte de la energía en bruto, necesario para los otros dos tipos de energía.

 

sep-caminos-energia

 

La transformación

Los convertidores utilizados para nuestro objetivo son los paneles fotovoltaicos, y la energía final que vamos a conseguir es la electricidad.
La energía en bruto se convierte en utilizable en su destino final en diversas instalaciones, que van desde una central térmica de carbón a un panel solar. Las instalaciones fotovoltaicas se pueden construir en un rango de potencias muy amplio: desde alimentar una calculadora de mano a proveer de electricidad a una población.

La red de distribución que transporta la energía final es la red eléctrica. Genera el único impacto sobre el medio ambiente en todo el ciclo, en este caso, sobre el paisaje y la fauna. La más extensa y más compleja de todas, omnipresente desde el gran transformador a los enchufes de nuestra casa. La solución sostenible es reducir el impacto de la red de tendidos eléctricos. Por ejemplo, soterrando el cableado, con lo cual se aminora considerablemente los gastos y trastornos de su mantenimiento.

Así llegamos al final de nuestra ruta, con usos energéticos. Desde el industrial hasta el transporte comercial por ferrocarril, pasando por el doméstico: climatización, agua caliente (con energía solar térmica), frigorífico, televisores, lavadora, lavavajillas, otros electrodomésticos, cocina, iluminación, sevicios, agricultura.

Reducir el impacto

Los usos de la energía comercial son tan variados como las actividades humanas. Por ello debemos adecuar cada uso con su tipo de energía apropiada. El impacto medioambiental de tu electricidad depende de las fuentes energéticas utilizadas para su generación.

el-camino-de-la-energia-solar

El medio ambiente sufre una presión considerable ejercida por la producción y el consumo: ocupación del suelo, generación de residuos y vertidos de hidrocarburos, emisiones de gases de efecto invernadero y agentes contaminantes atmosféricos.
Estas presiones:

  • contribuyen a acelerar el cambio climático,
  • dañan los ecosistemas naturales y el medio ambiente humano
  • y tienen efectos adversos para la salud humana.

Cada vez consumimos más energía y los recursos para generarla no son infinitos. Es imprescindible conseguir que la electricidad proceda en su mayor parte de fuentes renovables. Y debemos mentalizarnos a realizar pequeños gestos para conseguir aumentar su ahorro y cuidar del planeta.

 

Compartir ahora:

Dejar un comentario